4 jun. 2008

Savia nueva

Pese a su aspecto agreste y salvaje, no hay más que revisar la historia de las Sierras de Cazorla y Segura para ver los avatares que han sido testigos. Desde guerras, conquistas, reconquistas, talas masivas para flotas guerreras, incendios, extinciones de animales clave en la cadena trófica, lobos, osos, linces ... invasión de plantas foráneas.


Por ello se trata de un ecosistema muy sensible y con importantes desequilibrios. Los herbívoros se reproducen sin limitaciones al carecer de enemigos naturales, hasta tal punto que limitan la regeneración de los bosques. Las nuevas plantas deben ser protegidas de los incisivos inferiores de estos superdepredadores de plantas, intentando la necesaria renovación del bosque con nuevos árboles autóctonos.

No hay comentarios: