27 mar. 2008

El bosque de Bialowieza

Todavía estoy impresionado por mi reciente viaje a los bosques de Bialowieza, la naturaleza se muestra aquí tal y como era, con toda su intensidad. Los arboles que forman este profundo bosque de siglos de edad han visto el paso de reyes, zares, guerras. Han sido testigos del reinado del bisonte europeo y también de su extinción a manos del hombre. Hoy afortunadamente este mítico gigante vuelve a vivir en libertad en lo más profundo de los bosques de Bialowieza.


Bosque de Bialowieza, Polonia.

1 comentario:

Topillo dijo...

Hola. He llegado a tu blog gracias a google. El 28-Feb-08 dos amigos y yo tuvimos la oportunidad de visitar el Parque de Bialowieza. Teníamos la ilusión, yo el primero, de poder presenciar la majestuosidad y la imponente presencia del mayor mamífero europeo. Contratamos un guía en español y nos adentramos en el bosque de Narodowy. Realmente sabíamos muy poco de este parque y tengo que confirmar mi sorpresa ante tanta riqueza en fauna y flora. Lamentablemente, no tuvimos la fortuna ese día de presenciar ningún ejemplar y como sólo teníamos planificado en nuestro viaje ese día para visitar el parque, nos volvimos con un sabor agridulce, satisfechos por lo que vimos y aprendimos durante las 3 largas horas de paseo, desilusionados por no ver la estampa más famosa del parque. Leyendo tu blog, tus comentarios, viendo tus fotos... me dan ganas de volver un día, de volverlo a intentar: es como una asignatura pendiente.

En estos instantes precisamente estoy subiendo a mi web personal de vídeos el que acabo de editar estos días sobre mi visita al parque, un resumen de unos 40min que te invito a que lo veas si te apetece y recuerdes tan grata visita. Aún no está subido, quizás esta tarde o mañana ya esté disponible. La dirección es www.vimeo.com/topillo. Si quieres ponerte en contacto conmigo para intercambiar cualquier impresión puedes hacerlo a alctopo@hotmai.com. Un saludo y gracias por compartir tu vivencia en tu blog, he sentido una profunda añoranza y nostalgia: hay que volver.