24 oct. 2007

Homo horribilis

En Bangkok queríamos ir a un espectáculo de serpientes y después de un buen rato preguntando y regateando, tomamos una lancha y nos llevaron a un lugar perdido entre un laberinto de canales. Allí además de las serpientes había un pequeño zoo con animales autóctonos de la selva, en unas condiciones deplorables, muchos de ellos atados, en jaulas oscuras en medio de la suciedad y el olvido, ... una mala experiencia. Tailandia esta deforestando sus selvas a marchas forzadas para convertirlas en pastos y campos de cultivo. La población rural no parece considerar las selvas como un bien a conservar sino como como un enemigo y una fuente de alimentos tanto vegetales como animales.


Ver estos animales privados de libertad, dentro de jaulas diminutas e infectas fue un espectáculo impactante. Sus miradas vacías reflejan toda la injusticia y locura debastadora de la humanidad contra el planeta.

No hay comentarios: