14 nov. 2006

sine luminaVitae

El museo de ciencias naturales, repleto de vitrinas con especímenes conservados en formol y animales disecados es un sitio interesante para hecer fotografias, especialmete para los amantes de la naturaleza. Los sentimientos que inspira este lugar son contradicotorios, por un lado se tiende a disfrutar de la belleza que todavia conservan estos desdichados ejemplares apesar del paso del tiempo. Pero por otro lado hay un sentimiento de repulsión por el destino que han sufrido estos pobres animales privados de la vida para satisfaces el ansia de conocimiento de los naturalistas victorianos afanados en recolectar y clasificar todo ser vivo perteneciente a una naturaleza que consideraban inabarcable, inagotable y ajena a la influencia del hombre.


Desgraciadamente el tiempo no les ha dado la razón, y hoy la destrucción de los habitat naturales es un problema planetario y ha llegado a tal escala que una cantidad creciente de especies animales únicas se han extinguido y solo pueden verse en un museo, tras una vitrina de cristal.



Al menos que nos sirvan como lección.

1 comentario:

frikosal dijo...

Muy acertado el titulo de la entrada. A mi me parecen lugubres. Lei hace poco que tal vez algun dia puedan servir para obtener material genetico de estos animales.
Muchas cosas interesantes tienes por aqui, para empezar (aunque no es lo esencial ni mucho menos) la maquetacion que es muy buena. Yo casi he desistido.