30 ago. 2006

Duendes de la Taiga

Lo primero que sorprende al adentrarse en la Taiga es el silencio. Un silencio que te rodea, te oprime, puedes sentir que te toca. La siguiente sensación es de soledad, no se ve ni un solo animal, todo esta quieto, congelado, el tiempo se ha detenido. A medida que caminas, poco a poco, comienzas a sentir, a escuchar, a ver y a darte cuenta que todo era una ilusión, que el bosque es un bullicio de vida y tan solo hay que mirar con los ojos de la taiga para ver que estas rodeado, rodeado de duendes, que vigilan los pasos del intruso.

Canon350D 70-300 IS USM a 300mm ISO1600 f/6,3 1/100

No hay comentarios: